¿Cuál es la diferencia entre el TOC y el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad?

Para poder diferenciar el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad hay que definir muy bien las características de cada uno de ellos.

¿Qué es el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad (TOCP) se define por su estricto orden, control y perfeccionismo. Es probable que una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad intente controlar hasta el más mínimo detalle de su vida, incluso a expensas de su flexibilidad y apertura a nuevas experiencias.1

El Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad es un trastorno de la personalidad, lo que significa que implica rasgos de personalidad estables, mantenidos durante mucho tiempo, atípicos y problemáticos de alguna manera. En el caso del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, las personas que lo padecen pueden tener dificultades para relacionarse con los demás, y su devoción por el perfeccionismo y el control rígido pueden dificultar su funcionamiento.

El trastorno obsesivo-compulsivo no es lo mismo que el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5), el TOC se organiza en una categoría propia de trastornos mentales denominada «Trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados».2

En este artículo se analizan los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad y en qué se diferencia del TOC. También explica cómo se diagnostica el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, qué lo causa y cómo se trata.

Síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

Una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad puede experimentar síntomas como:

  • Actuar de forma contenida o restringida con sus emociones
  • Adherencia a las reglas de forma inflexible y rígida
  • Creación de orden y listas para las tareas
  • Deseo de controlar sus relaciones con los demás
  • Dificultad para empatizar con los demás y/o mantener relaciones íntimas
  • Dedicación extrema a su trabajo
  • Tener problemas para dar cosas a los demás
  • Necesidad de perfección incluso en los detalles más pequeños
  • Problemas con la identidad propia y/o la autodirección
  • Problemas para ceder el control y delegar tareas

A primera vista, el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad puede parecer similar a un tipo de personalidad controladora. Aunque alguien con una personalidad controladora puede compartir algunos de estos rasgos, como el perfeccionismo, el orden y la necesidad de controlar su entorno, tener estas peculiaridades no es lo mismo que tener un trastorno de la personalidad.

Diagnóstico del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

No hay ninguna prueba específica que pueda determinar si una persona tiene Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad. Para hacer un diagnóstico, un clínico le hará preguntas sobre sus síntomas y el efecto que tienen en su vida. También puede realizar pruebas de laboratorio y un examen físico para ayudar a descartar otras condiciones.

Para que se le diagnostique el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, la persona debe mostrar un patrón persistente de preocupación por el perfeccionismo, el orden y el control de sí misma, de las situaciones y de los demás. También debe ir acompañado de al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • Dedicación excesiva al trabajo a expensas de la familia o los amigos
  • Necesidad extrema de perfección y control implacable sobre el entorno y las relaciones interpersonales
  • Incapacidad de ser generoso con los demás
  • Incapacidad para delegar tareas
  • Incapacidad para deshacerse de objetos desgastados o sin valor (incluso los que no tienen valor sentimental)
  • Exceso de conciencia
  • Preocupación por los detalles, las reglas, las listas y el orden, lo que puede hacer que se pierda el objetivo principal de una actividad
  • Rigidez e inflexibilidad con respecto a la moral, la ética, los valores y/o el cumplimiento de las normas

También pueden buscar otros signos de Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad. Estos incluyen la presencia de un perfeccionismo rígido y al menos dos rasgos de personalidad más:

  • Evitar la intimidad
  • Quedarse mentalmente «atascado» en una idea
  • Reducción de la expresión emocional

El médico también puede comprobar si tiene alguna dificultad con la empatía y la intimidad. Las personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad suelen tener dificultades para mantener relaciones interpersonales, incluidas las románticas. Pueden tener dificultades para empatizar con los demás y a veces se les describe como personas frías o distantes. También tienen problemas con la intimidad y les resulta difícil mostrar afecto o expresar emociones.

Para que se les diagnostique el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, estos síntomas deben crear trastornos significativos en la capacidad de la persona para funcionar en áreas importantes de la vida, como la escuela, el trabajo, la familia y otras relaciones.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo también tiene un gran parecido con otras enfermedades como el TOC, los trastornos de la alimentación, el trastorno del espectro autista y otros trastornos de la personalidad. El Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad también puede coexistir con ellos.

Diferencia entre el TOC y Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

Aunque el TOC y el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad son formas distintas de enfermedad mental con sus propias características únicas y específicas, existe un considerable solapamiento entre ellas. Sin embargo, hay algunas formas básicas de distinguirlas.

Presencia de verdaderas obsesiones y/o compulsiones

El TOC se define por la presencia de verdaderas obsesiones (un pensamiento o idea irracional que se repite continuamente) y/o compulsiones (un comportamiento irracional realizado repetidamente). Estas conductas pueden darse juntas o solas, e interfieren en la calidad de vida de la persona y en su capacidad para funcionar.

En cambio, en el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, los rasgos de la personalidad no están dirigidos por pensamientos incontrolables ni por conductas irracionales y repetidas.Aunque las personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad suelen tener conductas rígidas que pueden centrarse en seguir ciertos procedimientos, no tienen los mismos pensamientos intrusivos ni las compulsiones abrumadoras que tienen las personas con TOC.

Sentimientos sobre comportamientos o pensamientos obsesivos

Las personas con TOC suelen sentirse angustiadas por la naturaleza de sus comportamientos o pensamientos, aunque no puedan controlarlos. Sin embargo, las personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad suelen creer que sus acciones tienen un objetivo y un propósito.

Por ello, los que padecen el Trastorno Obsesivo Compulsivo pueden evitar buscar ayuda profesional.En algunas situaciones, los rasgos del Trastorno Obsesivo Compulsivo pueden incluso traducirse en éxito: alguien que se dedica en exceso a su trabajo y es consciente de cada detalle, por ejemplo, puede obtener beneficios en el trabajo, aunque tenga problemas en otras áreas de su vida.

Consistencia de los síntomas

Los síntomas del TOC tienden a fluctuar en asociación con el nivel de ansiedad subyacente. Las personas con TOC adoptan comportamientos como forma de afrontar los sentimientos de miedo, ansiedad e incertidumbre. Esto significa que sus síntomas pueden ser menos graves en los momentos en que experimentan menos ansiedad.

Como el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad es un trastorno que se define por la inflexibilidad, los comportamientos tienden a ser persistentes e invariables a largo plazo. Estos síntomas no fluctúan en función de los niveles de ansiedad y están presentes en casi todos los ámbitos de la vida de la persona.

Causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

Todavía no sabemos qué causa el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, aunque hay algunas teorías que explican diferentes posibilidades. Una teoría trata de los estilos de apego y dice que el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad puede desarrollarse en niños que:

  • Tuvieron padres sobreprotectores o cuidadores que no ofrecieron mucha atención
  • No se desarrollaron emocional y empáticamente durante su infancia
  • No fueron capaces de formar vínculos seguros con sus padres o cuidadores

También puede haber un componente biológico en el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, ya que el hecho de tener parientes con este trastorno puede aumentar la probabilidad de padecerlo.

Factores de riesgo del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

El Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad es uno de los trastornos de la personalidad más comunes. Los hombres y las mujeres parecen experimentarlo más o menos en la misma proporción, aunque es menos frecuente en los adultos jóvenes. Puede presentarse con otras afecciones, como:

  • Depresión
  • Trastornos de la alimentación
  • Trastorno de ansiedad por enfermedad (antes llamado hipocondría)
  • Enfermedad de Parkinson

Tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

Aunque se necesita más investigación en este ámbito, la mayoría de los planes de tratamiento para los trastornos de la personalidad comienzan con psicoterapia, mientras que la medicación podría utilizarse como complemento.

Psicoterapia

Las opciones de terapia para el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad pueden incluir:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC), que se centra en ayudarle a notar y, eventualmente, a cambiar los patrones de pensamiento negativos asociados con el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad.
  • Terapia psicodinámica, que pretende ayudarle a comprender sus pensamientos y emociones conscientes e inconscientes, para que pueda tomar decisiones más saludables en su vida diaria.

Medicación

Es posible que el médico te recomiende medicación para ayudar a controlar algunos de los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, especialmente si también padeces otra enfermedad como la depresión. Esto podría incluir medicamentos para controlar la ansiedad y/o antidepresivos.

Cómo afrontar el Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad

Además de buscar tratamiento, puede aprender algunas estrategias para hacer frente al Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad. Éstas podrían incluir:

  • Educarse a sí mismo: Aprender más sobre su condición puede ser una experiencia de empoderamiento. Puede ayudarle a darse cuenta de cuándo un síntoma de Trastorno Obsesivo Compulsivo está causando su comportamiento, de modo que pueda tomar medidas para afrontarlo.
  • Controlar el estrés: Mantener sus niveles de estrés general bajos es siempre una buena idea. Intente desarrollar un plan para reducir el estrés, de modo que esté preparado para afrontar cualquier cosa que se le presente.
  • Practicar el autocuidado: Si tienes Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad, puede ser fácil que te descuides mientras te centras en tu proyecto actual. Considere la posibilidad de convertir el autocuidado en una parte habitual de su día.
  • Probar la atención plena y la meditación: La atención plena puede ayudarte a detectar los momentos en los que el perfeccionismo te provoca ansiedad, por ejemplo, para que puedas tomar medidas para calmarte. La meditación se combina bien con la atención plena, y es un eficaz alivio del estrés.

Unas últimas palabras

Si tienes rasgos de Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad y buscas ayuda, es importante que busques la atención de un profesional de la salud mental cualificado. Es posible que no reconozcas inmediatamente el impacto perjudicial de tu comportamiento y cómo está afectando a diferentes áreas de tu vida. Un profesional de la salud mental puede determinar si tiene o no Trastorno Obsesivo Compulsivo de la Personalidad y ayudarle a tratar los síntomas de la enfermedad.

Contenido que podría gustarte

Si te interesa la psicología no puedes perderte descubir al tiburón vaca y sus características. Este magnífico depredador puede transmitirte información útil de su comportamiento y hábitat.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para fines analíticos, para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad